Y nos preocupamos por cosas que las miras friamente y no deberiamos invertir un segundo. Pero nos encanta regorcitar en los problemas.

Y nos preocupamos por cosas que las miras friamente y no deberiamos invertir un segundo. Pero nos encanta regorcitar en los problemas.

Compartir columna @carlesenric
Ir arriba