Pintando la casa de Arrimadas

Como ha manifestado hoy la hasta ahora dirigente de Ciudadanos en Cataluña su casa ha sido nuevamente marcada por los fascistas. Su tweet era bien claro:

Tweet Ines Arrimadas
Tweet Ines Arrimadas

Marcar a los que piensan diferente es algo muy connatural a los regímenes fascistas. En la época nazi eran los judíos, en la Cataluña actual todos aquellos que no comulgamos con el independentismo. Las frases, para algunos cómicos televisivos poco ofensivas, son en el fondo la constatación de algo muy duro de digerir: hay mucho odio en Cataluña.

Pintadas casa Arrimadas
Pintadas casa Arrimadas

Porque las palabras, más o menos ofensivas, no pueden esconder la realidad. Una parte de los catalanes no sólo quiere la independencia sino también quiere expulsar de Cataluña a aquellos que no piensen como ellos. Empiezan por la policía, los jueces, luego los políticos y ¿luego?. Al final cuando uno comienza a ejercer el fascismo libremente en las calles de cualquier territorio es muy difícil de parar.

Las frases, como decíamos para algunos inocentes y hasta simpáticas, no deben ocultar que el fascismo cabalga por la Cataluña real desde hace muchos años. Y no es Vox su representante, sino ese grupo independentistas mandados por el presidente Quim Torra, que son seguramente la extrema derecha más rancia que gobierna actualmente en Europa.

En eso, sí que esos catalanes orgullosos de gestas y obras pueden alardear que no sólo son los primeros en Europa sino también los más extremos y genuinos representantes de una ideología donde el odio y el racismo son su máxima definición.

Compartir columna @carlesenric
Ir arriba