Los ‘Jordis’ mas juntos que nunca

En el mundo de la Independencia siempre ha habido rumores. Uno de los más extendidos, en las últimas fechas, era que uno de los dos ‘Jordis’ tenía una soberana, nunca mejor dicho, tendencia a hablar más de la cuenta. Dicen, dicen, como diría Jordi Pujol, un tercer Jordi, no precisamente con extraños.

Leyendo la interlocutoria de la Juez ha quedado claro que no sólo hablaban, sino que entre otras cosas organizaban manifestaciones precisamente no pacíficas. La explicación es simplemente detallada y tremenda. En este punto toca desdecir a Ada Colau que ha dicho que los ‘Jordis’ han sido detenidos “por convocar una manifestación pacífica”. Solo apuntar que cuando la ignorancia alcanza ciertas cotas de poder una se cree capaz de entender un escrito de un juez sin la vergüenza de leerlo. Algunas por querer estar acaban estando donde no deben jamás estar, ni por cargo ni por inteligencia.

Pero no solo ese apunte dice la juez. Añade dos aspectos cruciales. Por un lado considera a los ‘Jordis’ “como los principales promotores y directores” de las manifestaciones, y por otro lado, los engloba en “un grupo organizado de personas”. Son dos matices claros. El segundo habla de una organización cuyo fin es alzarse de una forma ilegal contra la Constitución y el primero confirma que sus dos líderes, de ese grupo, han puesto sus pies en la cárcel. Grupo y líderes, conceptos claves.

La unidad de actuación de los ‘Jordis’ queda de manifiesto en el relato de esos días. Aunque sus trayectorias son diferentes. Jordi Sánchez es un vividor del sistema, según él un activista, y ya había sido detenido en innumerables ocasiones en los 80. Por su parte, Jordi Cuixart un empresario medio, atraído por el mundo de la independencia. Esa era la imagen de dos personajes bien distintos: uno más formal podía estar en la empresa, y el otro más activo protestando fuera. Ahora esa fotografía ha quedado triturada en la interlocutoria.

A Jordi Cuixart se le recuerda una acción, casi de matones, donde con un grupo de 20 ‘amigotes’, por cierto se supone juicio en breve, presionaron y violentaron a unos agentes de la guardia urbana de Badalona que habían retirado propaganda ilegal. Un tema ciertamente poco publicitado en la revolución de las sonrisas que la juez saca a colación. No crean es un detalle menor. En la vida hay gente que se cree los personajes, mientras otros los gestionan tan bien, que nunca los pones en duda.

Todo esto nos devuelve al principio. Quizás, al final, quien menos se creía que largaba era quien más largaba. Quién actúa al dictado de unas normas es mejor actor pero, en realidad, menos real que un personaje crecido en las circunstancias y los egos. Y vivir siempre del dinero público hace a una persona más accesible de lo que otros creen. La Cataluña de las sorpresas nunca tiene fin. La cárcel es buen lugar para disipar dudas.

Compartir columna @carlesenric
Ir arriba