La irresponsabilidad de Ciudadanos en Cataluña

A estas alturas nadie duda que Ciudadanos lleva meses perdiendo oportunidades en Cataluña. La última con la desastrosa candidatura de Manuel Valls al Ayuntamiento de Barcelona. El fracasado político francés debería plantearse ceder su acta y volar con la misma celeridad que desembarco en Barcelona. Un capricho de verano de Albert Rivera que podemos decir con claridad ha fracasado. Inés Arrimadas, Carina Mejias, con un gran trabajo municipal, o Jordi Cañas hubieran sumado más, mucho más.

El error Valls es el último de los graves errores del partido de Rivera. Algunos parecen más centrados en decisiones y antojos personales que en marcar una verdadera línea política con interés en lo público. De Cataluña se han ido el propio Rivera, luego Girauta, después Arrimadas y ahora Cañas. Cuatro líderes carismáticos. Salvando distancias Ciudadanos en Cataluña parece la cantera de un equipo mediocre que nunca quiere subir. Crean figuras y las explotan terceros equipos.

Perdieron la oportunidad de presentar un programa de presidencia con Inés Arrimadas. Nunca más tendrán tantos votos. Ahora con el Ayuntamiento de Barcelona han suicidado la ocasión de colocar más constitucionalistas en una posición envidiable en la capital catalana. Alguien debe reflexionar en ese partido en Cataluña porque, además, dejan el partido con cero líderes con imagen. ¿Qué gancho tiene Carrizosa? Y aunque ellos crean que España necesita a Ciudadanos, algunos creemos que quién más lo necesita es Cataluña. Parece que Ciudadanos se ha olvidado de una parte de los catalanes para simplemente colocarse en Madrid y Bruselas. Y allí vivir sus días de espaldas al problema catalán. Y de un partido lo que nunca podemos esperar es que sean cobardes y se escondan o huyan.

Compartir columna @carlesenric
Ir arriba