Lo peor de guardar la humildad en el cajón de los zapatos es olvidar donde esta la llave.

Ir arriba